lunes, 16 de marzo de 2009

PEQUEÑO MANUAL DE ACOLITADO


PEQUEÑO MANUAL DE ACOLITADO

Por Rogelio Zambrana


I. INTRODUCCIÓN


El presente manual se ha elaborado con el fin de servir de guía segura para el buen ejercicio del ministerio de acolitado en la Parroquia Sagrada Familia, Managua, Nicaragua. El acólito tiene que estudiarlo y aprenderlo, para que con ello adquiera o afiance sus conocimientos teóricos y prácticos. El conocimiento de estas lecciones se evaluarán para conocer si el monaguillo puede ser instituido como acólito oficial en la parroquia, en el caso contrario se tendrá en supervisión.

1. ¿Qué es Litúrgia?

La Litúrgia es el modo de ofrecer culto a Dios; una serie de ritos con los cuales se ofrecen a Dios oraciones santas. La actividad litúrgica más importante en la vida del cristiano es la Eucaristía o la Santa Misa, en la cual Jesucristo se ofrece para nuestro bien. Otros ritos litúrgicos son por ejemplo los bautizos, los matrimonios, las confirmaciones y el rezo de las horas canónicas (Laúdes, Vísperas y Completas). La Liturgia la hacemos todos, el sacerdote, los monaguillos, la asamblea, los lectores y el coro. Los monaguillos son indispensables en el buen engranaje de los rituales litúrgicos.

2. ¿Cómo debe ser la litúrgia?


Como la santa Misa es la fuente de la Iglesia, la Litúrgia debe prepararse y ejecutarse de la mejor manera posible. Todo se debe hacer solemnemente porque es Cristo el que se ofrece por nuestra salvación. Es por eso que a los fieles laicos injertados a la Iglesia por el bautismo deben estar concentes del misterio que se realiza para nuestra salvación. Los monaguillos deben ser colaboradores del orden en la Liturgia, ellos son los que facilitan y alimentan la armonía en los cultos ofrecidos a Dios. La solemnidad y la alegría son los mejores instrumentos con los que pueden contar los monaguillos para ser inspiradores de la devoción en la asamblea de Dios.

3. Ministerio del acolitado

Los monaguillos o acólitos deben ser niños que por su buen comportamiento y preparación son admitidos a colaborar con el sacerdote en el altar. Los monaguillos se deben destacar por su buena diciplina y afabilidad. El no corresponder con estos requisitos es preferible que no suba al altar sino que se quede en la Asamblea, todo para que la Santa Misa se celebre con la Solemnidad que se merece. Para eso se han elaborado ciertas normas internas que de no cumplirse, el monaguillo irregular tendrá que cumplir el elemento correctivo que señale la norma.
4. Institución de nuevos monaguillos
Al igual que la preparación necesaria para hacer un trabajo civil, al futuro monaguillo se le debe capacitar para que pueda ejercer correctamente su ministerio, para luego ser admitido como un monaguillo oficial. La preparación es un trabajo serio, por tanto, el monaguillo debe portarse bien, colaborando en todo con el tutor. El orden en las reuniones es de vital importancia, así como la asistencia. Las reuniones son los sábados a las 5:00 p.m. o la hora que haya indicado el tutor. Antes de la institución se tendrá un retiro espiritual en el cual no se puede faltar. La celebración de la Institución se planeará con el párroco.

II. CONCEJOS PARA UNA BUENA CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA

1. Traer la sotana y el roquete limpio. Preferiblemente traer zapatos negros o cafés. Traer peinados tradicionales. Manos limpias y uñas aseadas y cortas.
2. Presentarse 15 minutos antes de la Santa Misa. Sólamente el monaguillo que use incensaio deberá venir 30 minutos antes.
3. Consultar la nómina o el rol en la sacristía o con Don Oscar.
4. Al monaguillo que le corresponada usar incensario en la semana deberá percatarse que haya carbón y gas. Lo mismo al monaguillo que use naveta deberá comprobar si hay o no incienso para toda la semama.
5. Al monaguillo que le toque llevar la Cruz deberá traer guantes blancos y observar que la Cruz esté limpia antes de la Misa.
6. Todos los monaguillos deben estar 5 minutos antes de cada celebración litúrgica en formación preestablecida esperando al sacerdote celebrante.
7. Los monaguillos mayores deben velar por el buen funcionamiento de la litúrgia, sea antes de la celebración, en la celebración como después de la celebración.
8. Todos los monaguillos deben estar atentos en las celebraciones litúrgicas, no deben dormirse o distraerse. Cada quien adquiere un cargo o una función que debe ser realizada en su tiempo y en calidad.

III. Funciones para cada monaguillo

1. Uso del Incensario y naveta
1. Sólamente se usa incensario en los días domingo y en las solemnidades. Los días jueves sólo se usa al exponer al Santísimo en la custodia.
2. Se usa incensario en la procesión de entrada, a la hora del Evangelio, en el ofertorio y en la Consagración.
3. El incienso y la naveta deben estar prácticamente listos al comienzo de la segunda lectura. A penas se entone el canto del Aleluya se dirigen al sacerdote celebrante que está en la Sede. El monagillo que lleva incienso sale de la sacristía y se dirige al lado izquierdo del sacerdote. El monguillo que lleva naveta se levanta de su silla y se dirige al lado derecho del sacerdote. Esto quiere decir que se entrecruzarían para ubicarse correctamente. Ambos hacen reverencia al sacerdote y se arrodillan. Por último ambos monaguillos deberan levantar los instrumentos a una altura considerable al celebrante, luego levantarse con cuidado, hacer reverencia y ubicarse en sus respectivos puestos.
4. Al monaguillo que lleva incensario se le recuerda que no debe quedarse en la lectura del Evangelio, sino irse a ajustar el incensario para que esté óptimo para el ofertorio.
5. Entre el canto del ofertorio el monaguillo que lleve incensario junto con el que lleve naveta deberán estar listo a que el sacerdote termine de preparar el altar para exponerle con solemnidad los instrumentos. Recuerden la posición formal y adecuada. A la hora de incensar al pueblo el monaguillo debe ponerse delante del altar y cuidar que se encuentre en el centro del mismo.
6. Entre el canto del Santo los monaguillos que lleven incensario y naveta deberán ubicarse enfrente del altar, sobre la segunda grada.Recuerden que deben ir conjuntamente para dar armonía al rito. Cada quien debe conservar su lado a la hora de arrodillarse. Por último harán juntos reverencia. El que lleve naveta se irá a su silla y el que lleve el incensario irá a botar el carbón del incensario, luego lo guardará en la sacristía y se sentará en su lugar.
2. Uso del Misal El monaguillo que use el Misal debe prepararlo antes de la Misa con la ayuda del Sacerdote celebrante si es necesario.

1. Ritos iniciales: Aunque usualmente el celebrante lo domina de memoria, deberá tomarse en cuenta por cualquier situación improvista. Se en cuentran en la página _______.

2. Acto Penitencial: Al igual que los ritos iniciales no deben obviarse. Se encuentran en la página _______.

3. El Gloria: Si no hay coro en las Misas dominicales o solemnidades deberá prepararse el gloria. Se encuentran en la página _______.

4. Oración colecta: Es la primera oración base de la Santa Misa. Esta varía según el Tiempo litúrgico y el carácter de la Misa (difuntos, quince años, Misas votivas, Misas Rituales).

5. Credo: Se reza los días domingo y en solemndades. Hay dos versiones que encuentran en la página _______.

6. Preces u oración de los fieles: Estas se rezan en todas las misas siempre y cuando se deseen. Se leen de la revistas mensuales, del libro de preces o del misal. Se encuentran en la página _______.

7. Oración sobre las ofrendas: Es la segunda oración medular de la Santa Misa. Se lee luego de la preparación del altal para la liturgia eucarística.

8. Prefacio: Es la proclamación anterior a la oración consacratoria. También varía según el Tiempo litúrgico y el caácter de la Misa. Se encuentran en la página _______.

9. Plegaria eucarística: Es la plegaria de la consagración del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo. Termina con la doxología. En el Misal se encuentran cuatro principales, luego otras cuatro extras, tres plegarias de la reconciliación y cuatro plegarias para niños. Se encuentran en la página _______.

10. Rito de comunión: Comienza con el Padre nuestro y termina cuando el sacerdote come la cena del Señor junto a los fieles. Se encuentran en la página _______.

11. Oración tras la comunión u oración postcomunión: Es la última oración de la Santa Misa.

12. Bendición final: Si hay bendición solemne se encuentran en la página _______ o si no en la página _______ aparece la bendición común.

3. Preparación del altar

La función del monaguillo Preparador consiste en trasladar el Cáliz con la patena, los copones y las vinajeras de la credencia al altar. Esto debe hacerse con mucho cuidado. Se hace al comienzo de la liturgia eucarística.
Antes de cada misa debe percatarse de que esté todo en orden: Corporal, patena, cáliz, purificador, vinageras (vino y agua) y los copones. Debe también pasar a tiempo el recipiente del agua a la hora de que el sacerdote esté purificando. Y por último trasladar los vasos sagrados de regreso a la credencia.

4. El lavado

El lavado se hace en el lado lateral derecho del altar, se hace una inclinación o reverencia ante el sacerdote; se echa agua sobre las manos (despacio para no tirarla al suelo) y se presenta la toalla desplegada, para que pueda secarse sin tener que desplegarla el sacerdote; al final se vuelve a hacer una reverencia y se deja en su sitio.

5. Patena

Esta es una función secundaria que estará a cargo de los monaguillos que usen la cruz alta y el que use naveta. Sólo si no están los cargos completos se omitirá este orden.
La bandeja de la comunión sirve para que no se caiga ninguna partícula de la Hostia al suelo, porque creemos que en cada parte, por pequeña que sea, está Jesús completamente. Por eso hay que ponerla bien, bajo la boca o bajo las manos de los que reciban la comunión para que no se caiga nada. No hay que volcarla en ningún momento. Al terminar, con mucho cuidado para que no caiga nada, se pone encima del altar, en el lado derecho para que sea purficada.

6. Campana

La campana sirve de llamada de atención a los fieles que participan en la Misa ante algo importante. Se toca para avisar al momento más importante de la Misa: La Consagración, donde Jesús se va a hacer presente bajo las especies de pan y vino. Los momentos oportunos son:
1. Al comienzo de la «Epíclesis» o invocación al Espíritu Santo. El sacerdote lo indica poniendo las dos manos sobre el pan y el vino, en este momento los fieles han de ponerse de rodillas y se toca la campana con un toque.

2. Al elevar el Cuerpo de Cristo. Tras la consagración del pan, el sacerdote muestra a los fieles el

pan consagrado, en este momento se hacen tres toques cortos con la campanilla para que miremos y adoremos a Cristo

3. Al elevar la Sangre de Cristo. Tras la consagración del vino, el sacerdote muestra a los fieles el

cáliz, en este momento se hacen tres toques cortos con la campanilla para que miremos y adoremos al Señor.
4. Tras la segunda genuflexión del sacerdote. Se hace un toque para invitar a los fieles a ponerse en pie.

7. Cruz

Al monaguillo que lleve la Cruz alta se le pide que tenga guantes blancos. La cruz se lleva en la procesión de entrada y en la procesión de las ofrendas. En la procesión de las ofrendas debe tomar la cruz e irse a la parte trasera del templo cuando se termine de rezar el credo, si no hay preces debe ir al comienzo del credo, para darle tiempo a las personas que se formen detrás suyo con el debido orden. También se lleva cruz en las procesiones fuera del templo. No se lleva cruz en la procesión de salida corta, ni salida larga, sólo si el sacedote lo desea. Tampoco se lleva en las procesiones del Santísimo, porque es Jesucristo eucaristía el que preside.

8. Cirios

Los cirios se ocupan en ocaciones solemnes y en precesiones fuera de la parroquia o cuando el sacerdote lo decida. Los cirios son dos, el uno no se desentiende del otro, por tanto los monaguillos que los lleven deben tener un sentido de orientación óptimo para el cargo. Los cirios en las procesiones van a la par de la cruz alta, o si hay evangeliario van a la par de este. En este caso la cruz va al frente de la procesión, siguiendole el incensario y la naveta y después el evangeliario en medio de los cirios.
Los cirios se usan principalmente a la hora del Evangelio. Estos deben ponerse de acuerdo con los monaguillos que usen el incensario y la naveta para que desfilen en el siguiente orden: Cirio, incensario, naveta y el otro cirio. Otra ocación donde se usan los cirios es en los días jueves, en la procesión del santísimo. Los cirios van delante del incensario y la naveta.

III. PROCESIONES

1. Procesión de entrada

1. Ordenarse correctamente antes del último toque de campana.
2. Mantener 3 ladrillos de distancia entre cada uno de sus compañeros.
3. La velocidad no debe ser mayor o menor sino a como se practica.
4. Se debe caminar solemnenemente con postura de monaguillo, viendo hacia el altar y con las manos juntas a la altura del pecho.
5. Al tiempo de subir las gradas, la fila de la izquierda deberá tomar el lado izquierdo del presbiterio y la fila de la derecha el lado derecho del presbiterio.
6. Los monaguillos que lleven el incensario, la naveta, los cirios y la cruz suben sin hacer reverencia cada quien a su posición correspondiente.
7. Los monaguillos que lleven los cargos de misal, preparador, lavado, campana y patena deben formarse en línea ante el altar cada quien en el lado que le corresponda, esperar al sacerdote y arrodillarse junto con él ante el Santísimo, y luego hacer reverencia al altar. Por último hay que dejar pasar al sacerdote y cada quien a su lugar.

2. Procesión de salida larga

1. Todos los monaguillos se deben poner de acuerdo para hacer una procesión en orden. A fin de la oración de la comunión todos los monaguillos paralelamente igual a como se formaron para hacer la procesión de entrada deberán desfilar cada quien con su pareja hacia abajo del presbiterio. Al llegar abajo todos se darán la vuelta hacia el altar para esperar al sacerdote, para luego desfilar hacia la puerta principal del templo.
2. Los monaguillos que lleven incienso, naveta y cruz no desfilarán con sus utencilios sólo si la situación lo amerita.

3. Procesión de salida corta

1. Al fin de la oración de comunión todos los monaguillos deberán formarse al lado derecho del altar cada quien con su pareja establecida y viendo hacia el pueblo. Luego, cuando el sacerdote haga reverencia al crucifijo todos deberán hacerlo junto a él, y por último darán media vuelta de forma simultanea hacia la sacristía. Por último darán gracias a Dios por la celebracióm junto al sacerdote.
2. Los monaguillos que lleven incienso, naveta y cruz no desfilarán con sus utencilios.

4. Procesiones fuera de la Parroquia

Este tipo de procesiones requiere de mucho cuidado y experiencia. La formación es más variada y tiene mucha importancia seguir un orden según el tamaño del monaguillo. Se lleva cruz alta, incienso, naveta y cirios. Se pueden omitir todos estos cargos si la situación lo requiere. Los monaguillos son los que dirigen la procesión, por tanto la velocidad debe ser tomada en cuenta. Siempre se debe ir al lado derecho de la calle para no poner en peligro a la gente y a ustedes mismos.

V. Tipos de reverencia

1. La reverencia común se hace estando en pie, delante de lo que voy a reverenciar y se inclina la cabeza despacio. Se hace esta inclinación ante el obispo o al sacerdote durante la Misa, cada vez que me acerco a entregarle algo, a ponerle el libro o a lavarle las manos. Por el sacramento del Orden sacerdotal ambos representan a Jesucristo, y esta es una manera de honrar a ese Jesús que representan. También se debe hacer ante el Altar porque está consagrado y representa a Jesucristo que se ofrece en él. Y ante el Crucifijo que preside.
2. La genuflexión se hace de la siguiente manera: Se adelanta como medio metro el pie izquierdo sobre el derecho, y baja la rodilla derecha hasta que toque el suelo. Se hace siempre que pases por delante del Sagrario, al comenzar y al terminar la Misa.
3. En genuflexión profunda se está cuando se permanece arrodillado. Debe hacerse durante la Consagración eucarística y cuando el Santísimo esté expuesto en la custodia. Es un signo de adoración y contemplación.


VI. Normas generales para cada celebración litúrgica

1. Traer la sotana y el roquete limpio.
2. Estar en silencio, guardando la postura de monaguillo.
3. No comer, ni beber, ni mascar goma.
4. No levantarse por ningún motivo, cuando no sea el momento señalado por la liturgia.
5. Cumplir el rol preestablecido
6. Tomar con cuidado los objetos sagrados.
7. Asegurarse de que todo esté en orden y limpio antes de cada celebración.
8. Si se cumplen tres días de inasistencia a las reuniones semanales sin constancia alguna de su falta, el monaguillo además de que no puede acolitar en la semana, se le pondrá una pena de suspención mayor según lo juzgue el tutor o el sacerdote.
Cualquier incumplimiento de estas normas y otras diciplinas dará cuentas de que el monaguillo no es idóneo para ejercer el ministerio. Por tanto se tendrá suspendido por el lapso de tiempo fijado por el tutor o por el sacerdote. El monaguillo mientras cumple su sanción tendrá que asistir a Misa y presentarse ante el tutor o el sacerdote para hacerle ver que está cumpliendo su corrección. Solo así podrá seguir en el camino de la perfección obtenida con el servicio a Dios y a los demás en el altar.

VII. Ritual de institución para nuevos monaguillos

1. En la misa de institución los monaguillos que se admitirán al ministerio podrán participar de la procesión de entrada.
2. Los monaguillos que serán instituidos se sentarán en la primera fila de las bancas del templo, junto con sus familiares.
3. Después de la homilía el tutor presentará al sacerdote y a la asamblea a los monaguillos que se han preparado para der instituidos.
El tutor puede decir las siguientes palabras: “Que se pongan de pie los llamados al ministerio de monaguillos”. Padre N. y miembros de la parroquia N. Estos jóvenes miembros de la parroquia han pedido desempeñar el ministerio de monaguillo durante nuestras celebraciones litúrgicas. Se han preparado durante muchas semanas, mediante estudios y práctica, y ahora están listos para ser llamados al servicio de la mesa de Dios.
El sacerdote que preside puede decir: “Gracias N. por el trabajo que has hecho al prepara a estos monaguillos para sus deberes importantes. En el nombre de todos los miembros de la parroquia, tengo el placer de llamarlos al ministerio del altar. Los invito a todos ustedes a mostrar su aprobación y apoyo con aplusos”.
Oración: “Hermanos y hermanas vamos a rezar todos aquí para todos los que desean ser monaguillos aquí. Le pedimos que les colme de bendición y que los fortalezca para servirlo fielmente en esta iglesia”. (pausa para orar). “Dios misericordioso, tu hijo Jesucristo vino a nosotros, no para ser servido, sino para servir a sus hermanos y sus hermanas con amor. En su nombre, te pedimos que bendigas + a estos jóvenes que han sido llamados al ministerio de monaguillos. concédeles permanecer fieles en su ministerio. Que su reverencia en esta casa sagrada nos de un ejemplo de verdadero culto, y que su ministerio generoso te dé gloria. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor”. Amén.

Si el párroco lo juzga conveniente puede en este momento dar al monaguillo instituido un signo de su institución. Puede ser una cruz, una medalla, ponerle el roquete o un abrazo de bendición.






7 comentarios:

Yasser Antonio Zamora López dijo...

Muy bien Rogelio por tu trabajo! Felicitaciones y ánimo en lo que haces!!!

Anónimo dijo...

Exelente

jorge garcia m dijo...

hombre este manual es una muy buena guía yo fui monaguillo y esta muy bien estructurado felicitaciones, muy buen trabajo

Anónimo dijo...

Exelente:), muy buena informacion, y para que la pongan en practica..

Anónimo dijo...

Con que nombre se designa al monaguillo que mece el incienso.? Gracias.

Anónimo dijo...

Turiferario, y lo que tira el humo del incienzo es el Turibulo

laura elena navarro pizarro dijo...

muy bueno tu blog, de verdad sigue actualizandolo, de verdad me gusto felicidades